Reglamento EMAS: Certificación de sistema comunitario de gestión y auditorías ambientales

El Reglamento EMAS determina los requisitos de una organización para controlar adecuadamente sus riesgos ambientales.

Aplicable a cualquier organización, la certificación del sistema de gestión ambiental según el Reglamento EMAS, le permite:

  1. Poder contratar con la administración pública, al haberse convertido en un requisito de contratación (Plan de contratación Pública Verde). Es un mecanismo indirecto que la administración pública ha diseñado para controlar el cumplimiento legal en materia medioambiental.
  2. Acceder a otros mercados donde existe una sensibilización medioambiental cada vez mayor por la presión que ejercen los ciudadanos, y que “exigen” a las empresas ser respetuosas con el medio ambiente (crecimiento sostenible).
  3. Reducir los riesgos de sanciones administrativas al poder controlar el cumplimiento de todos los requisitos medioambientales que le son de aplicación.
  4. Controlar mejor los costes ambientales.

El IVAC, con reconocimiento internacional en este campo a través de la acreditación de ENAC, ofrece las siguientes ventajas con la Certificación Reglamento EMAS:

  • Mayor competencia técnica de su personal auditor
  • Interpretación adecuada de los requisitos de la norma a la pequeña y mediana empresa
  • Mayor operatividad
  • Menores costes
  • Realización de auditorías integradas con otros sistemas (ISO 9001, OHSAS 18001, etc.)

El IVAC además ha desarrollado una norma específica y una marca de “CALIDAD AMBIENTAL” ® para aquellas empresas que únicamente quieran evidenciar el cumplimiento de los requisitos legales