BRC: Global Standard for Food Safety

Los sistemas de gestión de seguridad alimentaria aparecen como respuesta a la necesidad de garantizar al consumidor la seguridad de los alimentos a lo largo de toda la cadena alimentaria.

Las principales ventajas de la implantación y certificación de un sistema de seguridad alimentaria son los siguientes:

  • Permite el acceso a nuevos mercados, más restrictivos.
  • Asegura la inocuidad de sus productos.
  • Reduce los riesgos y previene la aparición de reclamaciones o sanciones.
  • Se adquiere una prueba evidente del cumplimiento de la legislación aplicable.
  • Ayuda a diferenciarse de la competencia.

Los referenciales más extendidos son GLOBALGAP, IFS, BRC, ISO 22000 y FSSC 22000.

Las cadenas de distribución británicas crearon un protocolo propio, el British Retail Consortium (BRC). Esta norma aplica a fabricantes de productos de marcas privadas y exige una aprobación documentada para garantizar la calidad y la seguridad alimentaria.

La norma BRC está estructurada en 7 secciones:

  1. Compromiso del equipo y mejora continua
  2. Plan de Seguridad Alimentaria APPCC
  3. Sistema de Gestión de la Calidad y seguridad alimentaria
  4. Normas relativas a las instalaciones
  5. Control del Producto
  6. Control de Procesos
  7. Personal

De esta manera se asegura cumplimiento de obligaciones legales y de protección al consumidor por parte de las organizaciones.

El IVAC ofrece las siguientes ventajas:

  • Mayor competencia técnica de su personal auditor
  • Interpretación adecuada de los requisitos de la norma a la pequeña y mediana empresa
  • Mayor operatividad
  • Menores costes
  • Realización de auditorías integradas con otros sistemas (ISO 9001, ISO 14001, OHSAS 18001, etc.)
  • El IVAC ofrece la posibilidad de certificar los sistemas de seguridad alimentaria según la norma ISO 22000 juntamente con la certificación ISO 9001.
  • La certificación de este referencial la realizamos a través de una sociedad colaboradora.