Las auditorías a proveedores, llamadas también de segunda parte, tienen como objetivo evaluar la capacidad técnica y organizativa de una empresa para suministrar productos o servicios.

Es muy frecuente en procesos de subcontratación especialmente, donde el comportamiento del proveedor o subcontratista es crítico para el cliente, bien para garantizar el suministro o bien para garantizar el cumplimiento de las especificaciones del cliente o especificaciones legales.

Con esta actividad no sólo se garantiza al suministro, sino que se previenen posibles responsabilidades legales para el comprador.

Las grandes empresas suelen tener personal propio dedicado a esta actividad, generalmente del área de calidad; en pequeñas empresas que también necesitan desarrollar esta actividad es frecuente recurrir a servicios especializados.

IVAC desarrolla auditorías a proveedores para evaluar los requisitos y especificaciones de los clientes, ayudando al mismo tiempo al proveedor a cumplir dichos requisitos o especificaciones en caso necesario.